MENSAJE DEL ALCALDE

linea

Saludo del Señor Juventino Sadón Gómez Torres Alcalde de la Municipalidad Provincial de San Ignacio 

Sadon saludo

Son 50 años de creación política de nuestra provincia, nada menos que Bodas de Oro. Más de cinco décadas entre retrocesos y avances, en el duro trajinar por la senda irrenunciable de su progreso material y espiritual. En la búsqueda de un mundo nuevo que está a punto de nacer, un mundo de paz y buena voluntad, un mundo de esperanza, de fe, de lealtad, de justicia, y de amor entre nosotros, y quiero que San Ignacio, todos juntos, marquemos ese camino hacia ese mundo nuevo.

Mi lealtad será a Dios, y después de él son mis padres, y el pueblo de San Ignacio, mi sacrificio indesmayable es por los jóvenes, niños, adultos mayores, personas vulnerables y pobres de toda la provincia, a ellos mi gran esfuerzo de contribución al engrandecimiento de San Ignacio, al que tanto amo y cifro mis esperanzas.

Tengo bien claro que el principio fundamental para conducir los destinos de una ciudad hacia el desarrollo, es aquel que gobierna para servir; y sirve para gobernar y sólo con unión y esfuerzo es posible crecer y gobernar.

San Ignacio, una ciudad promisoria con muchísima riqueza ancestral, y con una pujante agricultura que cada día avanza más, pese a las clemencias del tiempo, pero ahí están nuestros hombres del campo trabajando por un futuro mejor.

El aniversario 50 de [a ciudad santa, encuentra como siempre a nuestra provincia enmarcada en el persistente proceso de impulso a sus desarrollo urbano y rural, orientado siempre al desarrollo de la agricultura, ganadería, educación, salud, e infraestructura vial, sobre todo, al cuidado intangible, de los bosques, medio ambiente, de las microcuencas y cuencas de Botijas y Quanda, también de los diversos ecosistemas de flora y fauna, existentes en San Ignacio, ante cualquier acción que se contraponga a ello. La agricultura ha sido, es y será el desarrollo económico, integral y unificado de San Ignacio, hacia a ese mundo nuevo apunto.

Constituyéndose su solución en un permanente reto para quienes hoy, tenemos la difícil responsabilidad de representar a esta tierra que nos vio nacer, San Ignacio, es todo los siete distritos, son sólo uno, para ser todos, y cuyos ciudadanos, nos han encomendado democráticamente, la noble misión de conducir su destino, por ello, no voy a dejar de luchar, voy a luchar.
Para alcanzar en un mediano plazo obras de impacto, como la electrificación en todas las comunidades, la construcción del hospital de frontera y del mercado entre otras, que los San Ignacinos esperan desde hace muchísimo tiempo, a fin de devolverles esa dignidad que han perdido como ciudadanos, para que San Ignacio se convierta en una de las mejores ciudades de la región Cajamarca.

Por todo ello, en esta fecha especial, como lo es, las Bodas de Oro, saludo en nombre del Concejo Municipal, Funcionarios y Trabajadores en general, de todos los que conformamos la Corporación Municipal, y reafirmo mi convicción de que la alternativa más viable para lograr un futuro inquebrantable y sólido para San Ignacio, radica en la unión entre ciudadanos de los diferentes estratos sociales y económicos, y apostando por el desarrollo sostenible, porque la grandeza de los pueblos no se mide por su tamaño sino por la capacidad de sus hombres. Esfuerzo con el cual está comprometida mi gestión municipal.

TRAMITES SEGURIDAD SIGRESIT

TITULOX